El diseño de los EarPods se basa en la anatomía del oído, por eso resultan cómodos. Los altavoces de su interior reducen al mínimo la pérdida de sonido al tiempo que aumentan la potencia acústica. El resultado es un audio de gran calidad. Además, los EarPods con conector Lightning también incluyen un mando integrado en el cable para ajustar el volumen, controlar la reproducción de música y vídeo, y responder o colgar llamadas.