Cumpliendo con la tradición del vino de crianza navarrés, este vino embotellado en las bodegas Montecillo, con más de un siglo de experiencia, este vino es para paladares exquisitos que busquen la evasión en un solo sorbo.